Skip links

La psicología del trading

Seamos realistas, a nadie le gusta perder dinero y, las emociones que se desencadenan por tales eventos, se manifiestan de manera diferente en cada individuo. Los estudios demuestran que los inversores sienten las pérdidas con el doble de intensidad que las ganancias, lo que puede influir -aún más- en las decisiones a futuro del trading.

Cuando el trading tiene éxito, un inversor puede empezar a sentirse demasiado confiado -sobre todo después de una gran victoria o una racha de operaciones ganadoras-, y, para ser justos, ¡esta confianza puede cambiar rápidamente!

Las emociones pueden oscilar entre el sentimiento de culpa, la ansiedad, la ira y el miedo y, si no se reconocen y se abordan, suelen conducir a malas decisiones de trading.

Una racha perdedora o una gran pérdida puede hacer que un inversor tenga miedo al mercado. Además, el no querer volver a cometer el mismo error, puede impedirle aprovechar las perfectas oportunidades de trading que se presentan en el mercado. Por otro lado, puede hacer que ignore su pensamiento racional y, en consecuencia, opere por venganza, en un intento de recuperar las pérdidas ya realizadas (inevitablemente, esto suele conducir a resultados decepcionantes).

Entonces, ¿qué podemos hacer para mejorar nuestra psicología de trading y ayudarnos a tomar el control y gestionar estas emociones?

Paso 1 -Construir un plan y seguirlo.

Al construir un plan de trading, mantendrás un conjunto de reglas que debes seguir con ciertos criterios que deben cumplirse para entrar y salir de las operaciones. Si los criterios de tu plan de trading no se cumplen, entonces las operaciones no se abren.

Paso 2 – Comprueba tus puntos de entrada y salida.

Cuanto más entienda cómo reacciona su estrategia de trading ante los cambios en los precios del mercado, qué factores pueden aumentar la rentabilidad, y qué tipo de descarriladores pueden desviar sus beneficios, más fácil te será construir un plan de trading sostenible. Recuerda que ninguna estrategia funciona en todas las condiciones del mercado, por lo que la práctica hace la perfección.

Paso 3 – Gestión del riesgo.

Este es uno de los aspectos más importantes del trading que, a menudo, se pasa por alto. Su plan de gestión del riesgo debe incluir la cantidad que estás dispuesto a invertir, y -es especialmente importante- procurar no invertir más dinero del que estés dispuesto a potencialmente perder. La gestión del riesgo también debe incluir un plan que limite el riesgo asumido de cada operación y, en general, en tu cuenta. Por lo general, esto incluirá un conjunto de reglas que ayuden a determinar el tamaño de la operación sobre una base predeterminada que podría tener un impacto en la distancia entre el stop loss y el take profit utilizados en la operación. Sin un plan de gestión del riesgo, podría tener la mejor estrategia de trading del mundo y, sin embargo, con tan sólo una operación mal gestionada, podrías perder el saldo de tu cuenta.

Paso 4 – Prueba tus estrategias en una cuenta sin riesgo.

Una vez que: ya tienes un plan de trading, un conjunto de reglas que deben cumplirse para abrir y cerrar las operaciones, ya has probado el plan y has implementado la gestión del riesgo en los gráficos, y has comprobado que es consistente, y te da una ventaja sobre el mercado, entonces, puedes empezar a operar con una cuenta Demo. Al poner en práctica tu estrategia de trading en una cuenta sin correr riesgos, podrás comprobar la reacción de tu estrategia, en tiempo real, ante las diferentes condiciones del mercado. Además, al mismo tiempo, tendrás la oportunidad de probar la gestión de tus emociones y operaciones.

Paso 5 – Ponerse en marcha.

Una vez te hayas asegurado de la rentabilidad de tu estrategia de trading, entiendas cómo y cuándo funciona mejor, y tus emociones estén bajo control, vale la pena considerar la apertura de una cuenta de trading real. Cuando te pases a una cuenta real, es importante que te aferres a tu plan de trading y a la gestión del riesgo. Dado que operar con dinero real -frente a dinero demo- puede influir mucho en tus reacciones, puedes realizar una operación de prueba para determinar tus emociones y ver cómo te sientes. Cuando identifiques los pequeños y necesarios cambios de tu plan de trading, es el momento de modificar la estrategia. Recuerde que primero debes hacer una prueba en una cuenta demo antes de activarla en la cuenta real.

Y recuerde:

Nunca inviertas/arriesgues más dinero del que puedas permitirte perder.

Cumple con tu plan y tus reglas de trading.

Si el plan de trading no funciona, recuerda que es bueno dejar de operar hasta que afines tu estrategia en una cuenta demo. Revisa tus operaciones para asegurarte de que te ciñes a tu plan de trading. Si es necesario, tómate un descanso, el mercado seguirá estando ahí mañana.